domingo, 14 de febrero de 2016

Capítulo 52 (seguimos....)

Kat miraba alucinada el coche que tenia delante de ella. ¡No podía ser! ella no es que entendiera mucho de coches... en realidad era una negada total, pero era capaz de distinguir un coche último modelo, Un bugatti en realidad
-¿Vas a decirme como demonios un policia puede tener un coche así?- le pregunta mientras permanece a su lado sentada en el asiento del copiloto- me digiste que sin preguntas, te he hecho caso, pero soy una chica curiosa, y esto me está matando- le pregunta dramática- así que te importaría responderme... y dejar de reirte como si fuera tonta- ahora se siente bastante molesta
- lo he robado- bromea él en tono muy serio- lo he sacado del depósito de coches- intenta contener la risa
-¿estas de broma?- le grita a pleno pulmón
-¡DIOS! me acabas de dejar sordo- le dice mientras se frota el oído dañado
-hablo en serio, de donde has sacado este coche. Y no me digas que es prestado porque no te lo creo
- ¿y porque no puede ser prestado?
-no tienes amigos tan influyentes como para que conduzcan un coche semejante-el la mira y sonríe, si ella supiera.
-vale, está bien. Te lo diré. pero primero tienes que esperar un poco- ella comienza a protestar- dame solo unos días para poder solucionar unas cosas y te diré todo lo que quieras saber ¿de acuerdo?, confía en mí, por favor.- ella le mira, no le hace mucha gracia todo esto, pero desde luego no tiene otro remedio
- está bien. Pero solo respondeme a una pregunta... creo que al menos me merezco eso - el asiente con la cabeza- este coche ...¿es tuyo?- él la mira, y simplemente asiente con la cabeza. Ella abre los ojos de par en par pero también guarda silencio.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hacia días que su equipaje habia llegado, pero verónica, sentada en su vestidor observaba toda su ropa sin estar demasiado convencida. Es cierto, la gente de ese lugar no es que fueran mal vestidas pero... casi toda su ropa era de alta costura, un capricho caro que su papa estaba encantado de costearle. Pero salir a la calle de incógnito con unos Manolo Blanick desde luego no seria la mejor opción.
-¡ANA!- grita a pleno pulmón por si la pobre mujer está "sorda" y no se entera
-si, señorita- le responde esta al llegar a la habitación- ¿necesita algo?
-pues la verdad que si, necesitaba que me fueras a comprar ropa- 
-¿perdón?- la sirvienta la mira sin entenderla, o sin querer hacerlo
-Si, ya sabes, ropa "normal"
¡a que se refiera con ropa normal?- sigue sin entender
-Ana, pues ropa que pueda ponerse cualquier persona para salir a dar un paseo... no como la mía- le dice señalando a su armario- la sirvienta asiente-¿podrías hacerme el favor?
-Por supuesto señorita- Verónica sonríe y cuando la otra mujer va a salir...-Ana , también necesitaba que me consiguieras otra cosa...
-claro, que necesita
-Una peluca, morena a ser posible-vale, ahora si que la empleada no entiende nada, se dice para sí misma mientras que abre la boca 
Tras salir la mujer Verónica sonrie feliz, porfín podrá salir de la casa aunque sea ocultándose. Desde luego que alguien la vea y descubra el parecido con la otra mujer resultaría bastante extraño. Mientras que continuaba con sus pensamientos e ideas para pasar el día sintió a alguien llamar a la puerta.
-Adelante!- responde ella mientras posa el peine encima del tocador
-Señorita alguien la busca- ella giró extrañada ¿Alguien la busca? ¿a ella?, pero si nadie sabe que esta aquí ¿Como...? en ese momento, sin más explicaciones se dio cuenta.
- Dile que bajo enseguida- y sonriendo despidió a la sirvienta- Verónica no se apura, se toma su tiempo para terminar de arreglarse, todavía no tiene la ropa nueva así que tiene que adaptarse a lo que tiene, Se mira al espejo de su tocador y sonríe - Has tardado menos de lo que esperaba, comienza la cuenta atrás. Dice para sí misma y girándose se dirige hacia la planta de abajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada